GuidePedia

0
agencia de la propiedad inmobiliaria madrid

Gestionar las propiedades inmobiliarias uno mismo tiene una serie de ventajas y desventajas. En general, es un trabajo duro, especialmente si son de uno mismo y no se posee experiencia en ello. Pero si se opta por esta alternativa en lugar de contratar los servicios de un gestor del patrimonio inmobiliario es bueno seguir estos consejos para que todo funcione.

1. Personalidad y distancia profesional

La primera pregunta que hay que hacerse es si tiene el tipo de personalidad que pueda mantener una relación enteramente comercial con su inquilino. ¿Si el inquilino está pagando tarde el alquiler, encuentra daños durante una inspección o quiere romper su contrato sin el previo aviso requerido, puede hacer valer sus derechos legales fríamente?

Ser un propietario y administrador de la vivienda significa lidiar con asuntos difíciles, como hacer demandas de alquiler, desalojar a los inquilinos y cobrar diferentes sumas de dinero, ya sea por el alquiler, mantenimiento, etc. Por desgracia, son un hecho de la vida cuando se trata de propiedades de alquiler. Como propietario, es necesario asegurarse de que usted va a ser capaz de hacer estas cosas sin involucrarse emocionalmente en la situación.

2. Leyes y legislación

Hay numerosas estructuras legales y legislativas para proteger tanto al inquilino como al propietario y varían en cada país, así que si usted es un propietario necesita ponerse al día con la legislación vigente. Para ello, una buena idea sería que completara un curso corto en gestión de la propiedad.

Como propietario, usted también necesitará acceder a contratos estándar y documentos tales como tipos de contratos de arrendamiento. No es raro que existan disputas que impliquen el pago de alquiler, las condiciones de arrendamiento y reclamaciones que terminen en un tribunal. El juez tendrá en cuenta si el propietario ha tomado las medidas adecuadas y puede proporcionar los registros como prueba de que esto ha ocurrido.

3. Recaudación de rentas

Una de las tareas más importantes de la gestión de propiedades es el cobro de alquileres. Es extremadamente importante que un proceso claro se siga en este sentido y que el monto total del alquiler se pague en la fecha fijada. Si usted no es claro sobre esto, puede encontrarse con que su inquilino esté constantemente pagando tarde o por partes.

En estos días, un profesional administrador de propiedades utiliza el débito bancario para manejar el pago del alquiler, la mejor forma de controlar el pago con el administrador de la propiedad. Al comienzo del arrendamiento, el inquilino firma una autorización por lo que el alquiler puede ser debitado de la cuenta del inquilino en el día de su vencimiento.

Si usted es un propietario tenga claro que el alquiler debe ser pagado en su totalidad y a tiempo. No deje de cobrar el alquiler, evite pagos parciales y asegúrese que haya una parte que sea responsable de comunicar cualquier problema con el pago del alquiler.

Si el inquilino no paga el alquiler en su totalidad a la hora designada lo más recomendable es que comience a enviar recordatorios escritos de la renta que se debe -hay un límite de cuántos recordatorios puede emitir-. Dependerá de la situación, pero puede iniciar procedimientos más formales alrededor de los 10-14 días.

Publicar un comentario en la entrada

 
Top